Month: julio 2010

Muy baja… wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii.

Muy baja.
Es cierto.

Hay quienes dicen que una hipoglucemia forma parte de la demostración de que nuestro tratamiento está haciendo su efecto: que la insulina, que la alimentación, que el ejercicio… que todo está bien.

Ahora bien. Una hipogluecemia no ocurre porque sí. Siempre hay una razón, por muy misteriosa o escondida que parezca.

Despertar luego de llevar poco más de una hora profundamente dormido, todo mojado por el sudor, con una sensación de mareo intensa y además sin poder fijar la vista muy bien no es agradable.

Las tabletas de glucosa entraron  a mi boca antes de sacar siquiera el lancetero del estuche del glucómetro. Agradezco esos minutos de cordura que todavía me quedan para no hacer tonteras o necesitar que alguien me ayude. Mi esposa dormía a mi lado y no la iba a despertar, a menos que la situación de escapara de mis manos, y no quiero decir con esto que se me cayera el glucómetro al suelo 🙂

28 mg/dL marcaba la máquina. Yo he tenido 27 como lo más bajo registrado. Nunca un Lo ni un Hi, por fortuna.

¿Pero qué había pasado?

Pues que  mi hijo me había pedido que jugáramos con su consola Wii un rato antes de dormir… Y la verdad es que sub estimé el impacto que esos “pequeños” movimientos de mi brazo y casi todo mi cuerpo, para tratar de ganarle (cosa que nunca puedo lograr), iban a tener en mi glucemia.

El ejercicio no más. Una pueba más que la vida sedentaria no nos conduce a nada, y no sólo a quienes ya tenemos diabetes, si no a todo el mundo.

Seguiré intentando ganarle a mi hijo, pero esta vez voy a preocuparme más de medirme antes, durante y después… y a ver si con una colación extra le puedo dar más batalla y dormir tranquilo 🙂

Ah… Y ojo papás, más atención con las consolas que involucran movimientos del cuerpo, puede ser esa la razón de las hipos sin causa conocida.

🙂