Month: septiembre 2012

¿Medir o no medir la glicemia a las 2 AM?

Glicemia post U2.

Esto es una opinión muy personal, recuerden que no soy médico y sólo hablo desde la experiencia.

Una de las primeras cosas que me dijo mi médico hace ya largos 18 años, cuando comencé con el tratamiento con multidosis, era la importancia de medir la glicemia a las dos de la mañana.
Y claro, cómo no iba a ser importante si a esa hora aproximadamente era el peak de acción de la insulina NPH que me había inyectado cerca de las 20 horas. 
Entonces, la recomendación era medir por lo menos unas tres veces en la semana para ir viendo la tendencia y así hacer los ajustes que fueran necesarios.
La advertencia era: “lo más seguro es que si viene una baja, sea a esa hora, por la máxima acción de la insulina NPH”.

Entonces ha quedado como costumbre esto de “medir a las 2 AM”. Y la verdad sea dicha, a menos que se use NPH inyectada a las 20 horas, medir a esa hora no pasa de ser una costumbre, como decir “me voy a medir el hemoglucotest o hacer un dextro”… La mayoría entendemos de qué estamos hablando.

 Lo importante de verdad es que quienes usan insulina, sea del tipo que sea, conozcan los tiempos de acción y el momento de máximo efecto de la hormona. Sólo así sabrán a qué hora y cuándo es mejor medir la glicemia en la madrugada.
Por ejemplo, si usamos insulina ultrarápida, que comienza a actuar a los 5 a 15 minutos de inyectada, tiene un peak cerca de la hora a hora y media, con una vida útil en el cuerpo de aproximadamente 3 horas, sabremos que si nos inyectamos la última dosis antes de la comida a las 9 de la noche, pasada la medianoche ya no tendremos efecto de esa insulina… Si medimos a las 2 AM, lo que esté ocurriendo con la glicemia no tendrá mucho que ver con esa dosis. Lo lógico sería medir a las 23, con una glicemia postprandial. Y si tenemos unos 160 quizás no hay que hacer mucho pues ya comienza a declinar su acción, por lo que la glicemia no debería bajar mucho más.
Cuando se quiere descubrir qué está pasando con el fenómeno del alba, con las hormonas que se liberan durante el amanecer, como la hormona de crecimiento, cortisol, glucagón  y otras, quizás sería bueno medir cerca de las 4 AM.

Ensayo y error, una vez más.
Cada paciente debería conversar con su médico cuál es la hora y la periodicidad para medir la glicemia de madrugada.

Por cierto que en el caso de los niños más pequeños, es imposible pedirle a los padres que duerman tranquilos sin medir. Lo que sí puede ocurrir es que adelanten o retrasen la medición dependiendo del tipo de insulina que usa su hijo, la hora que hace su última comida, la actividad física realizada durante el día y la etapa de crecimiento en la que esté el niño.

Yo no me mido todos los días… Y menos a las 2 AM.
Mi cena suele ser entre las 20 y 20:30, por lo que la siguiente glicemia, la post prandial, suele ser a las 22:30. Con esa medición y un repaso de lo que ha sido el día completo decido si me quedo dormido con cierta tranquilidad o mejor como alguna colación para amanecer en rango.

Lo que sí nunca falla es el frasco de tabletas de glucosa en la mesa de noche… Porque uno nunca sabe… 😉