Month: septiembre 2014

FreeStyle Libre de Abbott, un objeto de deseo?




La información fluye y no estamos al margen de lo que ocurre en el mundo de la diabetes.


Cuando fui diagnosticado hace 28 años, enterarnos de algún avance tomaba tanto tiempo que incluso no llegábamos a usarlo cuando aparecía uno mejor.


Hoy, en un mundo globalizado, eso es imposible.


Sin embargo, todavía debemos enfrentar muchas barreras para llegar a la meta y poder tener a nuestro alcance aquel ansiado gadget que hará el control de nuestra diabetes menos complicado. 


Estrategias de marketing, tamaño de los mercados, barreras arancelarias y aduaneras, y hasta razones políticas pueden hacer que nuestros deseos se vean frustrados.



Chile ofrece condiciones muy favorables para la llegada de nuevos dispositivos y medicamentos. Nuestro país no cuenta con una agencia de medicamentos que ponga especial acento en filtrar lo que entra o no. Los tramites no son tan engorrosos y lo que en otros países puede tardar años, acá solo toma unos meses.

Y eso es malo y es bueno. Pueden entrar algunas cosas de dudoso origen o calidad, pero por otro lado podemos tener lo último en tecnología. Y como ejemplo de esto último les menciono la Bomba Paradigm Veo, la que asociada a monitoreo continuo detiene la infusión de insulina. Lanzada en 2009 en Europa, a los pocos meses ya la teníamos en Chile, mientras que en USA recién se autorizó su comercialización en octubre de 2013, 4 años después.



Hago este preámbulo para contextualizar un poco lo que ha pasado con el FreeStyle Libre de Abbott, qué quiérase o no, ha llenado de “ambición” a quienes estamos conectados a las redes sociales y vemos en este tipo de aparatos la posibilidad cierta de tener un mejor control. 
Y atención, que esto ha ocurrido antes de su lanzamiento oficial.


¿Y por qué a ocurrido?



El FreeStyle Libre se posiciona como un Sistema de Monitoreo de Glucosa Flash, el cual mediante un dispositivo que escanea un sensor que tiene un pequeño filamento de 4 mm bajo la piel entrega la información del nivel de glucosa sin necesidad de pinchar los dedos.



Las razones del revuelo creo que se desprenden de lo que ha deslizado Abbott en las presentaciones que viene realizando desde el año pasado.



Primero, el sensor que va bajo la piel no necesita ser calibrado con un pinchazo en el dedo, como ocurre con los monitores continuos de Dexcom y de Medtronic (ambos exigen calibración cada 12 horas con glicemias capilares).

Segundo, el sensor tiene una duración de 14 días! El doble que lo que dura Dexcom (Medtronic alcanza los 6).



Y tercero, lo que detiene a muchos en el deseo de usar los medidores continuos: el costo, que Abbott parece minimizar.
 Se habla en Europa de 60 euros la caja de dos sensores; es decir 30 euros cada sensor, o sea 15 euros la semana de sensor. Por la información que manejo Dexcom cuesta algo así como 87 euros por los 7 días y Medtronic 80 por 6 días.


Si bien es cierto esto no pone a FreeStyle Libre al alcance de todos, si lo acerca bastante más a algunos presupuestos. Y muchos pacientes para los que la respuesta era “no” por el precio, hoy seguramente se lo pensarán dos veces al considerar incorporar el monitoreo continuo en su terapia, pues nada más comenzar a usarlo ya se empiezan a disfrutar los beneficios que reporta.



Y así, poco a poco, y gracias a las redes sociales y la generosidad de quienes ya lo están usando para compartir sus experiencias, nos hemos ido enterando de la precisión en las mediciones, de la efectividad en los parámetros durante los 14 días, de la simplicidad de uso, y también de lo poco o de lo mucho que dura el adhesivo del sensor y los refuerzos a los que algunos han recurrido.



Frente a tanta información y comentario lo único que queremos es probarlo ya!



¿Más de lo mismo o una revolución?


Estando en el Congreso de la EASD 2014 de Viena hace un par de semanas pude ver que en general los stands den la zona de la industria mostraban más de lo mismo: glucómetros con nuevos diseños de interfaces para el usuario, nuevos softwares para recopilar los datos que verá el médico y le ayudarán a hacer los ajustes en nuestros tratamientos, nuevas mezclas de insulinas, de incretinas y así… 
La “novedad” era poca.
Entonces Abbott, con su tecnología “flash”, sin calibración, rompió esos esquemas. Tanto que el simposio de presentación tuvo un lleno completo (yo no pude entrar) y en su stand solo se veía “Libre”.

La sensación era la de una “revolución”.




¿Qué esperamos?



La información oficial habla de que FreeStyle Libre se venderá en una primera etapa en 7 países europeos. Y no hay más.

Pero en un mundo globalizado, donde para algunos es factible viajar o pedir a conocidos o amigos que traigan el encargo hasta nuestros países, pero para otros eso resulta imposible, necesitamos que una compañía como Abbott siga apostando por mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes, poniendo a disposición de la mayor cantidad de países posibles su nueva tecnología, como es el FreeStyle Libre.


Me provoca mucha sorpresa ver como otras compañía dedicadas a la medición de glucemia capilar cuentan con glucóemtros de alta gama (con calculadora de bolo de insulina y otras prestaciones, los vi en Viena y basta una vuelta por sus sitios web corporativos para conocerlos) pero se quedan en los mercados donde supongo les resulta más rentable.



El camino que ha trazado Abbott en Chile lo veo muy claro: hoy en el país tenemos lo último en glucómetros, los de mayor desarrollo tecnológico (FreeStyle InsuLinx y FreeStyle Neo)… 
Entonces, ¿por qué no deberíamos tener FreeStyle Libre?



Pero atentos, porque en estos momentos, mientras escribo este post, todavía no se ha vendido oficialmente una unidad de FreeStyle Libre en el mundo mundial… y muchos seguimos hablando de él como un objeto de deseo. ;)


Mi emoción en la EASD 2014.

Lo confieso. A estas alturas de mi vida soy de lágrima fácil.

Una película, una canción que me traiga bonitos recuerdos. Un gesto en el momento adecuado, una imagen, una palabra, una despedida… Situaciones como las anteriores suelen humedecer mis ojos o derechamente hacer brotar las lágrimas.

Pero lo que no estaba en mis libros es que la emoción me inundara en la EASD de Viena.


El miércoles 17 de septiembre por la tarde, Novo Nordisk invitó a la prensa presente en el Congreso Europeo a un encuentro para compartir las novedades que está presentando, así como resultados de sus últimas investigaciones.


La estructura era simple. Luego de una bienvenida y presentación general del Profesor Mads Krogsgaard Thomsen, Vice Presidente Ejecutivo y Jefe de la Oficina de Investigación de Novo Nordisk, periodistas, fotógrafos, camarógrafos y este servidor, divididos en 3 grupos nos dirigimos a distintas estaciones en donde se presentaba más en detalle lo mencionado por Krogsgaard. 



Vimos lo nuevo que se viene con Ryzodeg (de reciente lanzamiento en México), una combinación de análogos de insulina, mezcla en una sola pluma Tresiba y Novorapid en relación 70-30, que mejora el control glucémico con menos inyecciones en pacientes con DM2. Aprendimos sobre el uso de Victoza (liraglutide) en pacientes con falla renal, la que puede detener su deterioro, así como la novedad de la combinación de Tresiba y Victoza en un solo lápiz (insulina degludec, de acción lenta, más liraglutida, un GLP-1) para ayudar a pacientes con diabetes tipo 2 mejorando su control glucémico, disminuyendo el riesgo de hipoglicemia con menos ganancia de peso. También supimos de los estudios que incorporan Tresiba en las terapias pedíatricas de basal/bolo, con datos de largo plazo que dan cuenta de su eficacia y seguridad. Ya les daré detalles de estos anuncios.



Finalmente nuestra rotación nos llevó a una sección en donde nos esperaban con algunos de los dispositivos que ha creado Novo Nordisk durante toda su presencia en el mercado.

Allí estaba Kirsten Lauritsen, antropóloga y especialista en perspectivas del usuario y en investigación y desarrollo de dispositivos de Novo Nordisk.



Ya su título nos respondía a la pregunta que de inmediato surge: qué hace una antropóloga trabajando para una farmacéutica.


Kirsten nos contó cuál era su función, y lo hizo brevemente (como había sido la tónica de todo el encuentro) con una pequeña historia. 
Nos contó la historia de un antropólogo que a principios del siglo pasado se fue a vivir por dos años con una tribu a la selva africana. Y ahí, en su convivencia diaria aprendió su idioma, sus costumbres, sus creencias. Aprendió su vida de verdad.



Y motivada por ello, algo parecido intenta hacer Kirsten. Claro, no le pagan por irse a vivir con una persona con diabetes por un par de años… Pero trata, en la medida de lo posible ;)



Nos mostró unas fotos de ella conversando con una paciente en la cocina de la casa de la paciente. Así nos explicó por qué necesita conocer en profundidad a las personas por las cuales trabaja. Les visita en sus ambientes, convive con ellos y trata de entender qué sentimos, qué deseamos, a qué le tememos, cuáles son nuestros sueños, cuales nuestras ambiciones. 


Desde ahí, con ese conocimiento en terreno, vuelca sus apuntes en reuniones con su equipo de trabajo, en las que los procesos siguen un curso lógico y el ensayo y error en la creación de prototipos no están ajenos.



“Le empatía es el punto de partida para conseguir entrar en la percepción de la vida de las personas con diabetes”, dijo Kirsten.


De esa forma han nacido el Novopen en 1985, las agujas Novofine en 1991, el Novopen Junior de 2000, o el Flextouch de 2011 por nombrar algunos.


La pasión y el sentimiento con el que Kirsten nos habló de su trabajo me llegó profundamente, y las lágrimas inundaron mis ojos al escucharla.



No resultaba nuevo para mi lo que estaba escuchando. La diferencia es que esta vez lo escuchaba directamente de alguien directamente responsable de la creación de los nuevos dispositivos.

Muchas veces discutí con gente en la industria de los glucómetros sobre el tema del tiempo de espera en el resultado de la glicemia. Algunos me decían que daba igual si el glucómetro tardaba más o menos. Y yo digo que no es lo mismo 5 segundos que 10 o 15 cuando te mides 8 o más veces al día. Porque el tiempo que tardas no es solo el de la espera, comienza a correr desde que decides medirte hasta que guardas el equipo en su estuche otra vez. Tres minutos, 5 quizás…




Creo que en relación a la diabetes, nunca había sentido el nivel de compromiso por parte de alguien de una farmacéutica como lo sentí de parte de Kirsten. Quizás sí hay más personas que piensan y actúan como ella. De hecho conozco unas cuantas, pero escucharlo decir en forma tan directa, sin que ella supiera que entre su audiencia había un paciente, de verdad me emocionó. Lo sentí real, auténtico.

Cuando terminó su presentación me acerqué a ella, me presenté, apreté sus manos fuertemente y le dije simplemente gracias. Gracias por ese trabajo que día a día busca mejorar la calidad de vida de las personas con diabetes.

A ella no le voy a exigir la cura, no está dentro de sus competencias, pero sí puedo agradecerle participar en la creación de un lápiz de insulina en el que aplicar la insulina cueste menos.



Creo que personas como Kirsten hacen que nuestra diabetes duela menos.

Y eso lo siento desde la genuina emoción.

EASD 2014, Viena.



Valencia, España; Ciudad de México, México; Viena, Austria; y en noviembre Punta Arenas en Chile. Además de las conferencias y mesas redondas en las que he participado como asistente o ponente.

Ha sido un buen año este 2014 para MiDiabetes.



Creo que alguna vez ya lo mencioné. En reuniones como esta a veces no hay muchas cosas nuevas por descubrir. Es decir, uno puede leerlas antes o un poco después en la tranquilidad del living de la casa, con las pantuflas puestas… Y no con el cansancio físico y mental que se va acumulando en la medida que avanzan los días y se cumple con la rutina de levantarse temprano para luego asistir a las conferencias (acá todas en inglés, lo que de todos modos a mi me significa un esfuerzo extra porque igual hay términos que no manejo). 


Algunos dice que el congreso europeo de diabetes es el más importante (este año 18 mil asistentes según cifras oficiales). Yo creo que toda instancia que reúne a investigadores, a quienes están a la vanguardia en materia de estudios e innovación, a la industria que lanza nuevos productos, es relevante. Todos en un solo lugar. No a un clic de distancia, si no a unos pasos nada más. La posibilidad de detenerse en un pasillo y saludar e intercambiar un par de palabras con algún reconocido médico, amigos algunos, es impagable.
O encontrarse a la vuelta de la esquina con el Encantador de Perros, César Millán, que anda caminando por Viena como un turista cualquiera queda para siempre en la anécdota 😉 .

Si bien es cierto las actividades del congreso partieron el domingo pasado, las presentaciones científicas, o sea el congreso propiamente tal comienza hoy martes.



Ayer lunes la agenda la copaban varios simposios de la industria. Entre ellos los de Novo Nordisk y de Abbott.

Lamentablemente estos dos, que eran los que más me interesaban, se topaban en el horario, por lo que una vez más, como tantas veces, necesité un clon.



El de Abbott era para presentar en nuevo FreeStyle Libre…
Aproveché un break en el de Novo para ir a tratar de ver algo, pero el salón estaba lleno, no cabía una mosca.
 Por los comentarios que pude ver en redes sociales y a la salida, había mucho entusiasmo. No he podido ver todavía si hubo algún anuncio distinto a lo que ya conocemos. Pronto estarán los vídeos en su web.



El de Novo Nordisk era en uno de los salones más grandes del centro de congresos, y llevaba por título “Construyendo un futuro más brillante: abordando retos en el cuidado del paciente”.


La idea era poner en evidencia el desafío que significa la epidemia global de diabetes, como uno de los temas más importantes de nuestro tiempo. Existe la necesidad de expandir el conocimiento de la diabetes, la pre diabetes y el manejo del peso, junto con el desarrollo de nuevos tratamientos, para así optimizar las terapias que resultarán esenciales para mejorar la calidad de vida de los pacientes, reduciendo de esta forma el impacto que esta patología tienen en la sociedad.



Bloques de 3 a 4 ponencias por hora, con algunos descansos, para ir progresivamente avanzando en las temáticas.
Desde la visión general de lo que significa la obesidad como un factor de riesgo reconocido de una serie de enfermedades asociadas, que tienen consecuencias tanto físicas como psicológicas; hasta llegar a lo más reciente, el uso de incretinas combinadas con insulina y nuevas mezclas de insulinas análogas. 



Cuando se abordó el tema de las hipoglicemias como una barrera a superar en el tratamiento, mención especial merece la presentación que hizo Phil Southerland, gestor primero del Team 1 y ahora del Team Novo Nordisk. 
Él fue diagnosticado cuando muy pequeño con diabetes tipo 1 y encontró en el ejercicio la forma ideal para mejorar su tratamiento, específicamente en el ciclismo de competición a nivel profesional… 

Y nos reveló su sueño: ganar el Tour de France con el equipo Novo Nordisk en 2021, cuando se cumplan 100 años del descubrimiento de la insulina.
Phil se llevó una tremenda ovación de pie de todo el salón. 

No es menor, más allá de sus cualidades como deportista, es un paciente el que estaba en el escenario hablándole a un grupo de profesionales de la salud, con la experiencia, y el conocimiento que da el vivir con diabetes.


La jornada acabó poco antes de las de la tarde con la presentación de estudios que avalan el uso de nuevas mezclas de insulina, que esperemos lleguen a Chile. Estas mezclas mejoran sustantivamente el tratamiento de los pacientes, sobre todo con diabetes tipo 2.




Hoy he seleccionado en el programa unas presentaciones sobre educación en diabetes, tanto para pacientes con diabetes tipo 2 como 1 y el abordaje de la transición de niño a adulto.

Veremos qué tal está eso. Ya les contaré más.