Month: octubre 2016

Halloween y Diabetes.

halloween y diabetes

Las bromas abundan.
Unos dicen que la mañana del 1 de noviembre es el día que más se diagnostica la diabetes… Otros que mientras unos vampiros nos prefieren de postre algunos nos eluden para evitar las caries…

Más allá de los chistes, hay algo concreto: en Chile la celebración de Halloween tiene cada vez más seguidores. ¿Qué hacer frente a eso teniendo diabetes uno mismo… o un hijo con diabetes?

En el caso de los adultos la fuerza de voluntad deberá ponerse a prueba, y si uno se tienta mejor será gastar un poco más en dulces sin azúcar, pero atención con las etiquetas pues de todas formas suelen tener hidratos de carbono. O mejor todavía, pueden comprar dulces que no sean de su agrado para que no les den ganas comerlos 😉  Y dejar esas compras para último momento. Quizás con el apuro hasta se les olvide :p

Pero… ¿Y los niños? Mientras todos sus amiguitos se dan un festín con baldes llenos de dulces, a los niños con diabetes se les dice que deben tener cuidado, porque muchos dulces les pueden hacer mal.

El espanto de la noche de Halloween suele aparecer en los padres con bastantes días de anticipación. Y si es así mejor, porque entonces habrá tiempo para planificar.

Para comenzar, los niños con diabetes tipo 1 por ejemplo pueden comer dulces en Halloween, igual que cualquier niño. Sin embargo, los padres deberán planificar cómo incorporarán esos dulces en el plan alimenticio, o asegurarse de usar la cantidad de insulina apropiada para cubrir esa cantidad de carbohidratos.

También se puede negociar y por ejemplo plantearles a los niños que un juguete dura más que un dulce, motivándolos para que intercambie o “venda” los dulces que recolectó.
Es bueno tratar de centrar el festejo en el diseño de los disfraces o de una fiesta con los amigos. Permitirles participar como organizadores puede ser la manera de central el foco en algo más que la recolección de dulces.

Si el niño va sin sus padres será mejor que traiga todos los dulces recolectados a casa para proceder a una “inspección saludable”.

Dejar en claro que no puede comerlos todos y destacar que si guarda podrá tener para varios días seguidos puede ser una solución.

No enviarlos a buscar dulces con el estómago vacío. Prepararles antes de salir un sandwich entretenido y saludable ayudará a que el apetito feroz por dulces esté disminuido.

Por otro lado, este festejo puede ser una excelente ocasión para educar un poco y hacerle saber a la comunidad que el azúcar no está completamente fuera del plan de alimentación de una persona con su diabetes bien controlada. Ahí es en donde radica la importancia de saber cuántos carbohidratos contienen los dulces, incluirlos en el plan de alimentación y cubrirlos con la insulina necesaria. En este último caso, lo mejor es conversar con el médico.

Cuando los niños son más pequeños es recomendable limitar la recolección a las casa de vecinos, amigos y familiares para que la cantidad de dulces sea manejable.
Se debe incentivar el control regular de la glicemia del niño, sobre todo si ha excedido la ingesta o ha tenido mucha actividad física, para sacar conclusiones y estar mejor preparado para otras celebraciones.

Si el niño volvió a casa con muchos dulces pueden llegar a un trato y acordar que coma uno diario si hay un buen control de la diabetes. O reservar algunos para las hipoglicemias, preocupándose de no incluir chocolates en ese ítem pues su absorción es más lenta, con lo que se dificulta la rápida recuperación.

Una posibilidad cierta es conversar previamente con los vecinos y convenir con ellos la entrega de algo distinto al grupo que incluye al niño con diabetes: stickers y/o tatuajes removibles relacionados con la celebración por ejemplo.

Canjear dulces y chicles sin azúcar, bolsitas de frutos secos, lápices de colores, adornos para el pelo en el caso de las niñas, figuras de acción o hasta algún álbum para coleccionar figuritas es una buena manera de darle otro sentido a la fiesta.

También, con una cantidad más grande de dulces podrían obtener alguna salida o premio especial: ir al cine, a un restaurante, un video juego o una prenda de ropa, o dinero, lo que queda a criterio de los padres.

Los niños, con o sin diabetes, siguen siendo niños.
Está claro que son los papás los que deberán poner a volar su imaginación, para con creatividad conseguir que los pequeños disfruten mientras mantienen su diabetes bajo control.

 

/ Marcelo González.

Profesionales de sistema público de salud viven como pacientes con diabetes en curso de clínica Steno.

La capacitación para médicos, enfermeras, nutricionistas, químico farmacéuticos, asistentes sociales, psicólogos y otros profesionales de la salud la realiza en Santiago de Chile el Centro de Diabetes Steno de Dinamarca.

 

Curso de Steno en Diabetología Práctica

Setenta profesionales de la salud participan en el Curso de Steno en Diabetología Práctica, que se lleva a cabo desde hoy viernes 21 y hasta el domingo 23 de octubre. El evento cuenta con el patrocinio del Ministerio de Salud, es organizado por la Embajada Real de Dinamarca y el Centro de Diabetes Steno de Dinamarca y es auspiciado por la Fundación Novo Nordisk.

En el inicio del curso estuvieron presentes el embajador de Dinamarca en Chile, Jesper Fersløv Andersen, y la Jefa del Departamento de Enfermedades no Transmisibles del Ministerio de Salud, Melanie Paccot.

La personera de gobierno señaló que “estamos trabajando en conjunto con todos los actores involucrados en diabetes para hacer una labor colaborativa que nos ayude a enfrentar esta enfermedad. Y para ello se realizan varias acciones en ese camino. Por ello, debemos sacar provecho a este curso, porque es una gran oportunidad para aprender de un centro como Steno de calidad mundial en el tratamiento de la diabetes”.

En tanto, el embajador danés, Jesper Fersløv Andersen, agregó que “entre las prioridades de nuestra labor colaborativa con Chile están salud, medio ambiente e igualdad de género. Y por eso creemos que es un avance incentivar este intercambio de experiencias como las que se logran con este curso. Dinamarca tiene experiencia en esta área y por ello incluso hemos encabezado formar junto al Ministerio de Salud la Alianza por un Chile sin Diabetes, pensando en ayudar a crear lineamientos para enfrentar colaborativamente este enfermedad”.

El objetivo del curso, pensado en profesionales que trabajan en el área de salud pública, es mejorar la interacción interdisciplinaria en diabetes de acuerdo al modelo experimentado por la clínica danesa especializada en el tratamiento de la diabetes. Por ello, dentro del grupo de asistentes se cuentan médicos, enfermeras, nutricionistas, químico farmacéuticos, asistentes sociales, psicólogos y otros profesionales de la salud.

Curso de Steno en Diabetología Práctica

La capacitación se orienta en fomentar el trabajo de la unidad de diabetes, con una innovadora metodología de trabajo que incluye exposiciones, discusiones plenarias y aprendizaje interactivo.

Durante el evento, los participantes aprenderán a vivir como personas con diabetes, y serán capacitados en herramientas tales como: comunicación y cooperación entre los profesionales de salud y las personas con diabetes, motivación, gestión y control de calidad, y manejo práctico de la enfermedad.

“Lo bueno hay que copiarlo”: 2º Symposium Medtronic Diabetes – Bombas de Insulina Integradas a CGM: Experiencia Colombiana.

 

Javiera en el Symposium de Bombas de Insulina y Monitoreo Continuo.

A comienzos de septiembre recibimos una tremenda invitación. Sabíamos de la existencia del seminario y obvio… nos encantaba la idea de asistir.

Ya habíamos conocido algo de la experiencia colombiana en cuanto al manejo de instalación y control de Bombas de Insulina, cuando asistimos en mayo pasado al Curso de Tecnologías y Nuevos Tratamientos en Diabetes, en Antofagasta, y nos sorprendimos!

¿Con qué? Con el manejo que evidenciaba el equipo, el proyecto educativo que esbozaban detrás de su plan y el seguimiento tecnológico que implementaban en sus pacientes.

Pues bien, ahora que tendría (y hablo sólo por mi, porque muy a mi pesar fui sola, el seminario era sólo para profesionales de la salud) la oportunidad de estar dos días, sin duda habría mucho que escuchar, preguntar y redactar.

Para que los conozcan un poco este equipo es del Hospital Universitario San Ignacio (HUSI), en Bogotá. Vinieron 4 de sus integrantes, liderados por la Dra. Ana María Gómez, Jefa de la Unidad de Diabetes.

Este equipo tiene a su cargo el programa de instalación y control de pacientes con Bomba de Infusión Continua + Monitoreo Continuo de Glucosa, lo que llamamos un “sistema integrado”.

Este equipo interdisciplinario es modelo latinoamericano en su labor. Y es verdad, están en un “paraíso” respecto a nuestra realidad, pero efectivamente el modelo funciona y eso es lo que debemos observar al momento rescatar lo que podría funcionar aquí, en nuestra propia realidad chilena.

¿Qué es y cómo funciona este modelo?

El equipo está conformado por los endocrinólogos, la enfermera educadora, nutricionistas, sicólogos y psiquiatras.

Este equipo interdisciplinario se coordina para recibir a los pacientes, evaluar si son candidatos o no al uso de la terapia, capacitarlos y mantener el tratamiento y ajuste del mismo.

Las últimas recomendaciones del NICE especifican que este equipo es vital para lograr el éxito de la capacitación, seguimiento y control de la terapia.

I. Identificar los candidatos

Todo comienza con la selección, pero qué evaluar en general de cada uno?

En términos sencillos buscan ciertos criterios clínicos importantes como HbA1c, hipoglicemia frecuentes y/o asintomáticas, variabilidad glicémica, embarazo o pre embarazo, entre otras.

Además algunos aspectos de la adherencia del paciente, como la frecuencia de controles, está dispuesto al seguimiento y posee herramientas para aprender la terapia.

Son enfáticos en decir que esta selección es muy importante para optimizar el resultado del tratamiento y así no perder recursos en pacientes que no son candidatos o no cumplen con los criterios de adherencia.

Si ya estás seleccionado, que viene ahora?

II. Evaluación equipo de educación.

El paciente es derivado a la educadora, en este equipo es una Nutricionista, ella evalúa al paciente y sus habilidades, principalmente respecto a:

– Conteo de Hidratos de Carbono.

– Monitoreo de glicemia (capilar)

Y le entrega algunas tareas para evaluar la adherencia respecto a estos puntos, por lo tanto en dos semanas la persona debe volver con estas tareas a revisión. No importa si no es perfecto lo realizado o comete errores, lo que buscan es saber si entiende el concepto, cómo lo hace y qué se debe corregir o entrenar más antes de la prescripción de la Bomba.

Este es el tercer paso,

III. Evaluación de adherencia.

Si esto está ok, se entrega todo el material educativo y se programa el entrenamiento.

IV. Protocolo de “Inicio de Tratamiento”

Este entrenamiento es ambulatorio, por lo tanto las personas con diabetes van por 3 días al hospital y asisten a los talleres específicos de cada tema.

Los pacientes pueden repetir el entrenamiento las veces que sea necesario hasta que estén listos para comenzar, es por esto que deben contar con la disponibilidad de tiempo para realizarlo.

Cuando la educadora entrega el pase y la persona está lista, se realiza el inicio de la terapia y seguimiento.

En este paso es cuando el equipo médico programa la bomba y comienza con su nuevo tratamiento.

Todo esto que les cuento es un mega resumen de un protocolo que tiene muchas partes y los criterios que tienen en cada una de éstas son claves para el éxito, ya les voy contando algunas muy interesantes.

 

Aspectos educativos, programa centrado en la persona

El equipo busca manejo de conceptos claves de conteo de HdC y monitorización de glucosa, en estas primeras tareas la clave es que las personas puedan familiarizarse con herramientas que deberán realizar cada día.

El uso de Bomba contempla un manejo muy específico de la alimentación, pues es esta la información que ingreso al equipo para obtener las dosis sugeridas.

Carol, la nutricionista contaba que una de sus primeras tareas entregadas al paciente es el registro de la glicemia, el conteo de HdC de cada comida y algunas fotos de estas, para así evaluar la adherencia y cuan experto es.

Lo que me llama la atención es la forma que tiene este equipo en tratar a sus pacientes, ellos buscan sus fortalezas y se centran en éstas para el éxito de la terapia, lo que están evaluando es si quieres y tienes la capacidad de realizar estas tareas, sin centrarse en que lo hagas bien o mal.

Potenciar y empoderar a las personas para desarrollar estas habilidades es el primer paso antes de realizar un taller educativo, los conceptos todos podrán aprenderlos luego.

Otro aspecto muy importante es la evaluación de las expectativas de cada uno. Ellos cuentan que las personas deben tener claro cómo funciona el equipo y de qué se trata el tratamiento, así pueden trabajar la “ansiedad” que podría generar esto antes de comenzar la terapia.

En Colombia TODOS comienzan con terapia integrada (Bomba + monitoreo), la Dra. Gómez cuenta que allá las personas no conciben el uso separado, por lo tanto están atentos a lo que esto implica: nueva terapia, equipo conectado constantemente, monitoreo de glicemia, alarmas, cambio de set, conteo de HdC constante, etc.

Son muy enfáticos en evaluar aspectos clínicos, pero ponen igual importancia en evaluar la calidad de vida previa a la terapia integrada, “…nuestros pacientes son personas, esto es MUY importante…”, cuenta la Dra. Gómez, ya que si bien la HbA1c puede estar en rango lo importante es evaluar ¿a costa de qué? Para esto usan una escala validada en personas con diabetes y están constantemente evaluando para tener registro si logran lo que esperaban mejorar en las personas.

Con la evaluación de esto y muchos aspectos más han logrado posicionarse y validarse como un equipo experto, demostrarle al gobierno Colombiano que la terapia es costo efectiva y que las personas vivirán mejor.

Que los equipo educativos y su trabajo con pacientes es vital para patologías como la diabetes, que el medico es uno más de este grupo que trabaja a la par y enfocado en lo que la persona espera, busca y valora.

Muchas veces nos preguntan por nuestras redes sociales si son candidatos al uso de Bomba, si servirá para esto o lo otro, etc. y al mirar como lo ha hecho Colombia entiendo que tenemos mucho que imitar de ellos, de sus equipos médicos quienes fueron el actor principal para que el tratamiento tuviera la cobertura que tiene hoy, de los programas educativos que desarrollan y cómo entregan valor a las herramientas que tantas veces ignoramos aquí, de los pacientes que confían y no perturban el sistema que reciben, sin conocerlos me queda la impresión que con lealtad y compromiso se ponen la camiseta y valoran lo que reciben de su equipo médico.

Nosotros no estamos tan lejos de llegar a eso, que bueno fue participar de esta jornada de 2 días y ver a los médicos, enfermeras y nutricionistas ansiosos por copiar tal cual lo que nos estaba mostrando, esto funciona y funciona bien y es así probablemente como debemos comenzar aquí.

Javiera Pinto
Directora Educación
Fundación MiDiabetes

La Bomba de Insulina con monitoreo continuo se incorpora a Segundo Decreto Ley Ricarte Soto.

 

Marcha sábado 4 de junio de 2016.

Marcha sábado 4 de junio de 2016.

 

El pasado jueves 6 de octubre la Presidenta de la República anunció que tres nuevos tratamientos serán incluidos en el Segundo Decreto de la Ley Ricarte Soto: Mal de Crohn, Alimentación Enteral Domiciliaria y la Bomba de Insulina con Sensor.

Que conste. Hablo a título personal.

Cuando inicié este camino hace poco más de un año, tuve la convicción que nos iría bien, fuera cual fuera el resultado. Pues en el peor de los escenarios, habríamos puesto el tema sobre la mesa, sensibilizado a mucha gente, unido a muchos en torno a una demanda justa y sentado las bases para acciones futuras.
El resultado supera mis expectativas y creo que todavía no lo dimensiono en su totalidad.

Quienes me conocen de cerca saben que una campaña para conseguir “algo” para nosotros, las personas con diabetes, siempre estuvo ahí, como idea frente al escritorio. Lo mismo que armar una fundación para darle sustento legal a lo que he venido haciendo por tanto tiempo. Quizás terremotos e inundaciones no eran el momento adecuado, a pesar de haber demostrado la fuerza de las redes sociales y la capacidad de unión que ellas nos aportan… Pero esta vez si lo era.

No les voy a dar detalles, pero quienes quieran saber por qué iniciamos la campaña, pueden leer acá.

Me pongo a repasar estos poco más de 365 días… Y vaya que hicimos cosas. Vaya que hicimos que sucedieran cosas.

Una campaña como la que hicimos, que aparece muy mediática, tiene muchos otros componentes que no todos conocen.

Fueron innumerables las reuniones con las autoridades buscando sensibilizarles con nuestra demanda. Porque no es lo mismo “leer” en un paper que la bomba es buena, que mejora muchos aspectos de la vida de una persona con diabetes, que escucharlo de quienes ya la usan.
Me siento orgulloso de haber llevado a las autoridades documentos, aportado datos y estudios que ellos no manejaban, porque como siempre se ha dicho de los pacientes empoderados como yo, estamos muchas veces un paso adelante, sabemos primero lo que otros sabrán después, porque lo buscamos, porque nos interesa.

Ya lo hemos mencionado en publicaciones anteriores.
La Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes (SOCHED) también hizo su parte. Ellos comenzaron a trabajar con el Ministerio de Salud hará unos 4 años ya, para sugerir nuevos tratamientos y exámenes que debían ser codificados. Incluso sabemos con propiedad que tuvieron una respuesta positiva frente a la inclusión de las bombas de insulina en algún momento, pero eso no se concretó. Pueden ver la declaración que hicieron en diciembre de 2015.

Por eso lo importante de nuestra campaña. Por eso lo importante de ponerle rostro, voz y urgencia a una demanda.
No podíamos seguir viendo como la tecnología avanza y nosotros seguimos teniendo la restricción del dinero para acceder a ella.

Quiero dejar en claro que SOCHED jugó un papel muy importante, y me atrevo a destacar, sobre todo en el tramo final de las conversaciones. Sin su opinión fundada en la necesidad de entregar lo mejor para los pacientes no estoy seguro que el resultado hubiera sido el mismo.

Hay más de un médico que debe recibir mis agradecimientos personales y el compromiso de estar a su disposición para seguir trabajado, porque lo que se viene ahora es clave para que podamos estar satisfechos de lo que conseguimos: viene la implementación y puesta en marcha del beneficio.

Quiero dejarles a continuación una serie de preguntas con sus respuestas. Espero que satisfagan lo que ustedes tienen como interrogantes. Entiendo que surgirán muchas más, pero vamos de a poco. Aun no hay respuestas concretas para muchas de ellas, pero haremos lo posible por ir respondiéndolas todas.
¿Qué anunció el Ministerio de Salud?
Tratamiento: Bomba de insulina con sensor en pacientes DM1 inestables severos.
Beneficiarios estimados 2017: 846 aproximadamente.
Impacto presupuestario 2017: $3.900.000 aproximadamente.

¿Se cubrirán los insumos de la bomba?
Por supuesto. Los insumos son parte de la terapia.

¿Cuáles serán los requisitos?
El Ministerio de Salud ha mencionado que la terapia estará disponible para pacientes con diabetes  tipo 1 inestable severa. Y eso significa con mal control metabólico, hipoglicemias recurrentes (asintomáticas o inadvertidas) y/o cetoacidosis recurrente.

El detalle de qué parámetros se usarán para evaluar lo anterior está siendo discutido entre el Ministerio de Salud y la Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes.

Sin embargo, en una carta enviada por SOCHED a la Ministra de Salud antes del anuncio, podemos ver los requisitos iniciales que los médicos plantean luego de constatar que el paciente tiene mal control metabólico, hipoglicemias recurrentes (asintomáticas o inadvertidas) y/o cetoacidosis recurrente:

a. Estar en tratamiento intensificado con análogos de insulina (al menos 4 dosis (1 basal y 3 prandiales al día).

b. Realizar 4 o más glicemias capilares al día.

c. Ser capaces de llevar las tareas necesarias para el uso de este sistema en forma segura y efectiva.

d. Contar con motivación para alcanzar el óptimo control glicémico.

e. Mantener contactos frecuentes con el equipo médico, tanto como sea necesario.

f. Poder realizar conteo de hidratos de carbono.

g. Aceptar ingresar a un programa de control con un equipo médico entrenado en tecnologías en DM1 (Integrado al menos por nutricionista, enfermera o educador, diabetólogo o endocrinólogo certificado en diabetes).

¿Hay algún requisito de edad?
El anuncio del Ministerio de Salud dice expresamente “pacientes con diabetes inestables severos”, por lo que no hay requisito de edad.

¿Desde cuándo se hace efectivo el beneficio?
Desde el 1 de enero de 2017.

¿Esto es para afiliados a Fonasa e Isapres?
Sí, pero no solo para ellos. También las Fuerzas Armadas y de Orden pueden recibir el beneficio, lo que no ocurre con el GES.

¿La bomba se entregará por un tiempo, hasta que se estabilice el paciente?
No. Eso no es efectivo. Si alguien lo dijo, es porque esa persona no sabe ni está interiorizada de cómo funciona el sistema.

¿Y dónde me voy a atender, cómo debo hacerlo?
Habrá una red de prestadores acreditados.
Así como se están elaborando los protocolos para determinar los requisitos para los pacientes, lo mismo está ocurriendo para determinar qué centros serán los designados. Mientras cumpla con los requisitos del reglamento, puede ser un hospital público o una clínica privada.

¿Será solo en Santiago?
Como la diabetes no discrimina, obviamente no será solo para quienes vivan en Santiago, la capital de Chile.
La ley es universal. No hace distingo por lugar de residencia.
Pero puede ocurrir que en la región de residencia del paciente no haya centro de atención, por lo que debería desplazarse hacia donde haya uno. Cómo operará ese traslado, no lo sabemos todavía.

¿Cuántos centros habrá?
No lo sabemos.

Nosotros como pacientes, en cada reunión que tuvimos con la autoridad le hicimos ver la necesidad de implementar varios centros a lo largo de país, con personal calificado. Sabemos que en una primera etapa eso es complejo, pero esperamos que por lo menos al comenzar tengamos uno en la zona norte, otro en el centro y otro en el sur.
Si hay menos, esperaremos las razones. Si hay más, pues mucho mejor.
Sin dudas que la telemedicina puede jugar un rol muy importante a la hora de determinar los centros en donde por ejemplo no haya especialistas.

¿Cubrirán los insumos a quienes ya usan bomba de insulina con y sin sensor?
No tengo la información oficial, pero haciendo un análisis de lo que dice la ley, estimo que no.
¿Por qué?
Porque el Ley Ricarte Soto cubre el tratamiento completo determinado por la ley para el paciente que lo necesite y califique para él, de acuerdo a los protocolos establecidos. Y el tratamiento es la bomba más sus insumos para ese paciente.

Además, es de toda lógica pensar que quien ya usa una bomba no está cursando una diabetes inestable severa. Si así fuera, quiere decir que algo está fallando y le recomiendo consultar con el médico que le indicó la bomba de insulina para hacer los ajustes necesarios.

¿Por qué solo 846 pacientes aproximadamente?
Porque los recursos son limitados. Sabemos que las necesidades muchas. Y la diabetes tipo 1 no es la única patología que necesita recursos.
Todos quisiéramos que fueran más, pero las estimaciones de la Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes cifran en una cantidad similar el número de pacientes que tienen mal control y son candidatos a esta terapia.
Sabemos que esa cifra supera con creces la cantidad que en algún momento fue puesta sobre la mesa. La misma SOCHED en su carta a la Ministra de Salud habla de 300 bombas que serían financiadas…
En ningún país del mundo el 100% de los pacientes con diabetes tipo 1 usa bomba de insulina. Y los requisitos para postular a una son muy estrictos.

Sin embargo, cada año debieran sumarse nuevos casos. Y es por eso que la autoridad es cautelosa ante ese escenario pues deben velar por que el monto del fondo disponible alcance para cubrir a todos los pacientes beneficiarios de todas las patologías.


Para finalizar, ¿qué hemos conseguido?

– Darle visibilidad a una enfermedad llamada invisible, y que a menudo se ve opacada por las alarmantes cifras que tiene la diabetes tipo 2. Todo el mundo siempre habla de “diabetes” así, sin apellido.
Hoy más personas saben que existe la diabetes tipo 1, que es distinta a la tipo 2 y se diagnostica con mayor frecuencia en la niñez.

– Unir a una comunidad en torno a una demanda común, algo que nunca había ocurrido antes en Chile en relación a la diabetes.
Podemos mirar el futuro con optimismo, porque si se justifica podemos unirnos para elevar otras demandas.

– Le enseñamos a las personas que hay tecnología de vanguardia para buscar una mejora calidad de vida, pero esa tecnología no está al alcance de todos por razones económicas.

– Le demostramos a quienes nunca creyeron, que es posible un futuro mejor. Que con un trabajo serio, sistemático y coordinado se puede llegar a la meta.

– Antes de la campaña solo había 2 compañías que traían bombas de insulina a Chile. Hoy hay 3 y sabemos que una cuarta lo está estudiando. Eso significa más competencia, elevar los estándares de atención al cliente y también esperamos una baja de precios. Dudo que sin la campaña eso hubiera ocurrido.

– Y lo más importante. Hemos conseguido que en una primera etapa 846 pacientes y sus familias puedan hacer realidad el sueño de un futuro mejor, y con ellos, muchos más pueden soñar lo mismo. Eso no es poco.

Gracias a todos quienes han apoyado y seguirán apoyando #BombaDeInsulinaAlAUGE. Sin ustedes esto no había sido posible.

Mi compromiso se renueva pues vamos a vigilar que los estándares se cumplan, que el acceso a la terapia sea para quien realmente lo necesita. Pero también necesitamos el compromiso de quienes la recibirán para usarla bien y demostrarle así a las autoridades que no estaban equivocas al elegir la terapia de bomba de insulina con sensor de glucosa para ser incorporada en la Ley Ricarte Soto.
Conociendo nuestra diabetes, no será tarea sencilla, pero desde nuestro diagnóstico ¿alguien dijo que sería fácil? 😉

Marcelo González G.
Director Ejecutivo
Fundación MiDiabetes.