glicemias

Ni buenos, ni malos. Ni feos, ni bonitos… Solo números.

…hasta que haces algo con ellos.

“Que feos números”. Sólo eso dice uno de los comentarios en la foto que subí ayer a la página de Facebook de MiDiabetes.cl con mi hiperglicemia de 312 mg/dL. La misma foto que ven acá arriba.

Cuando decidí contar parte de la historia de MiDiabetes en las redes sociales, cuando decidí compartir con todo el que quisiera saber qué me ocurría en el día a día con mi diabetes y así aprender juntos, lo hice con el convencimiento de que esta exposición podría servir a otros como inspiración, como ejemplo, como muestra de lo que es realmente vivir con diabetes.

Si bien la idea ha sido siempre mostrar un lado positivo y optimista, no puedo ocultar la realidad que nos toca vivir y que también tiene su arista amarga.
Dias de felicidad y de desgano, días de trabajo y de descanso, celebraciones y lamentos… De todo ha habido. Porque de eso se trata la vida.

Y ha habido números altos, números bajos y números en rango. Porque les insisto, acá no hay glicemias buenas o glicemias malas.

Muchas veces al mostrar muchos números en rangos ideales, luego he compartido uno más alto agregando que es para demostrar que “de verdad, tengo diabetes”, jajaja.

Así, con un lenguaje amigable hemos ido construyendo una relación de respeto, responsable, en donde nadie juzga sin preguntar, en donde nadie da recetas mágicas porque sabemos que cada individuo es único, en donde todos queremos aprender de todos, porque si no es ese el objetivo, mejor cerramos el boliche.

Entonces no puedo más que atribuir a un descuido el comentario de la foto de ayer.

Pero atención, que esos comentarios son los que llevan a los niños a mentir con sus glicemias. Comentarios como ese llevan a muchos a no hacerse el examen. Esos comentarios hacen que los adolescentes entren en mayor rebeldía con su diabetes. Esos comentarios, a veces dichos incluso por profesionales de la salud, llevan a los pacientes mayores a evitar pincharse el dedo: si más encima les duele el pinchazo en el dedo dicen, para qué se lo van a hacer si los van a regañar por el número que mostró el glucómetro.

Yo les voy a seguir mostrando todas las glicemias que quiera, con números altos, bajos o en rango.

Pero recuerden que ese número por sí solo no sirve de nada. Ese número adquiere valor cuando nos mueve a una acción, cuando nos mueve a buscar la explicación y así corregir lo que haya que corregir o mantener lo que haya que mantener.

Ahí es donde una glicemia puede ser buena o mala digo yo.

Hagan que todas las glicemias sean buenas: desde la más baja, hasta la más alta, úsenlas para tomar una decisión que cambie el rumbo de su diabetes, como hacemos muchos día a día.

Dex4, glucosa líquida.

Dex4, glucosa líquida

Ya muchos saben que suelo usar glucosa para subir mis bajas. En general uso tabletas de glucosa Dex4. Cada tableta tiene 4 gramos de hidratos de carbono de acción rápida.
En un viaje que hice el año pasado compré un par de frascos de la presentación líquida de la misma marca, para tenerla por si acaso. Y por distintas razones (no por falta de oportunidad 😉 ) no la había probado… hasta el sábado pasado.
No estaba tan bajo, sólo 68 mg/dL, pero sí muy sintomático, por lo que pensé que de seguro iba bajando a toda velocidad. Fue cerca de las 16:30 hrs. Y como tenía esta glucosa en mi velador díjeme “llegó el momento”.
Bueno… Por fortuna no estaba tan bajo porque me costó mucho abrir el ennvase. Tiene un sello exterior, la tapa y luego otro que simplemente a mi me resultó imposible abrir. Le tuve que pedir a mi señora que lo hiciera. Deben haber sido como 5 minutos de lucha contra el sello interior!
Finalmente ella lo abrió y yo me tomé esta cosa. La verdad sea dicha sabe bastante bien, era sabor a limón. El contenido del envase equivale a 15 grs. de hidratos de carbono.
Como es lógico, me medí un rato después y tenía 148 mg/dL! Pienso que me fui mucho para arriba. Quizás con la mitad habría andado bien.
La conclusión es que funciona. Cumple el objetivo de subir la glicemia muy rápido. Quizás necesito más pruebas para ver la dosificación que a mi me sirve. Las tabletas ya las tengo bien calculadas.
Lo que no recomiendo por nada es estar muy bajo y tratar de usarla estando solo… Lidiar con el envase estando bajo no me hizo mucha gracia. Imagino a un niño tratando de abrir el sello para luego de tanto esfuerzo terminar derramando todo el contenido.
En beneficio de la duda, tendría que probar más de uno para ver de verdad que los sellos cuesta abrirlo. Puede que haya sido solo mala suerte, pero por ahora seguiré prefiriendo mis tabletas de glucosa.

ACTUALIZACIÓN: Olvidé mencionar que esta presentación no se comercializa en Chile, sólo tenemos tabletas y gel.