tv

La sed infinita.

Este fin de semana fue largo en Chile, 3 días. El lunes festivo invitaba al descanso o completar labores en la casa que habían sido postergadas.
Por lo mismo tuve poca actividad en redes sociales, y salvo una foto subida por ahí, decidí que la diabetes solo estaría en mi mente para calcular los hidratos de carbono que debía comer y buscar dulces para subir una hipoglucemia.

Entonces luego del almuerzo, ayer me puse a buscar alguna serie en Netflix para distraerme. Tenía ganas de ver los problemas de “otros”, los temores de otros, los sueños de otros, todo ese mundo que nos ofrece una película en un par de horas o una serie en 40 minutos por episodio.

Y buscando, me llamó la atención una serie de la que había leído algo hace un tiempo. Se trata de Under the Dome, un programa de CBS basado en la novela homónima de Stephen King. Me parecía que mezclar misterio, terror, con ciencia ficción, podía ser bueno para mi cabecita.

Les resumo brevemente de qué trata, evitando contarles detalles que les arruinen la sorpresa a los que no la hayan visto y la quieran ver.

En la primera temporada (van tres y se espera que sean cinco) la acción comienza cuando vemos a Dale “Barbie” Bárbara que está enterrando un cuerpo en las afueras del pueblo de Chester’s Mill. A punto de marcharse, y luego de una vibración de la tierra como un temblor fuerte, una gran barrera invisible cae a unos metros de él y así todo el pueblo queda atrapado.
Barbie es testigo de cómo aviones y automóviles se estrellan contra la barrera y quedan completamente destruidos. Esto nos muestra que aparentemente el domo es indestructible. Julia es una periodista (cuyo esposo es el cadáver que Barbie acaba de enterrar) que se interesa en Barbie después de ver cómo le salvó la vida a un adolescente, Joe McAlister. Los padres de Joe quedaron afuera de la cúpula.
Big Jim Rennie, concejal de la ciudad, aparece como el líder del pueblo después de la muerte del sheriff, sin embargo vemos en él a un personaje muy oscuro, con demasiada ambición y secretos. También está atrapada la oficial Linda Esquivel, quien debe tomar el mando de la policía después de la muerte de su jefe. Carolyn Hill y su mujer Alice Calvert (personaje con diabetes) estaban de paso por el pueblo, camino a un campamento donde llevaban a su hija Norrie, una problemática adolescente.
Como es de esperar, a medida que pasan los días y verse atrapados, diversos hechos y personajes harán que entre los habitantes comience a aparecer el pánico, lo que será aprovechado por algunos. Otros, tratarán de mantener la calma y buscar la forma de escapar y encontrar una explicación a este hecho sobrenatural que les está sucediendo.

El tema de la diabetes de Alice (una psiquiatra) queda de manifiesto desde el comienzo, cuando enfrentadas a la imposibilidad de salir del pueblo, su pareja Carolyn le menciona si se puso la insulina frente al estrés que les está significando toda la situación.
Y más todavía cuando sucede una epidemia de meningitis y las competencias médicas de Alice son exigidas como la única doctora que hay en la ciudad, lo que la lleva a hacerse cargo de una muy compleja situación, pues hay escasez de medicamentos… incluida la insulina.

El siguiente episodio se llama sugerentemente “The Endless Thirst” (La Sed Infinita), lo que claramente es un guiño a todos nosotros, las personas con diabetes. Y comienza cuando Alice, un tanto confundida, casi es atropellada por un camión que al esquivarla rompe el tanque del suministro de agua de todo el pueblo, lo que pone a sus habitantes frente a la interrogante de si tendrán el vital elemento para seguir viviendo… La sed infinita del pueblo.

Pero no solo el agua es un problema. Alice comienza a ver afectada cada vez más su salud, pues efectivamente no se estaba poniendo insulina… La sed infinita de Alice.

Frente a esto, su hija Norrie va al hospital para tratar de conseguir la hormona, pero le dicen que no hay, que tienen 21 pacientes con diabetes y toda ha sido distribuida. Así es como Norrie convence a Joe de buscar los registros de los pacientes para ir a cada casa y ver si pueden robar algo de insulina.
Luego de un intento fallido en donde son descubiertos antes de entrar, llegan a la casa del niño que vemos en el vídeo.

Todavía no termino de ver toda la primera temporada pero tengo más o menos claro el curso de los acontecimientos, y puedo afirmar que no tengo nada que reprochar a los guionistas. Al contrario. La forma de tratar la diabetes de Alice ha estado absolutamente apegada a la realidad que nos toca vivir a muchos… Y la escena que les comparto me ahorra todo comentario, al mostrarnos a un niño como de verdad queremos verlos a todos: con valentía y orgullo por inyectarse solos, y que sus padres les reafirmen aquello. El detalle de la insulina puesta en el compartimento de la mantequilla… Además, el gesto de Norrie de devolver la insulina conmovida por las palabras que ha escuchado es magnífico. No le podemos criticar el quedarse con un frasco de insulina… Es la vida de su madre la que corre peligro y creo que cualquier hijo haría lo mismo.

Diabetes y series de ficción, una pareja no muy avenida en el pasado, pero que al parecer comienza a funcionar mejor.

Y yo que quería olvidarme de la diabetes por un rato… 😉

*Nota: Disculpen la calidad del vídeo. Está grabado con mi teléfono directamente de la tableta en donde estaba reproduciendo la serie.

Diabetes en Dr. TV.

Algo está cambiando.
Creo que fue hace casi 2 años cuando criticamos la presentación que en este mismo programa se hizo sobre la diabetes.
Las cosas han cambiado. Ya por lo menos estamos diciendo en los medios que hay dos tipos de diabetes, haciendo especial mención a sus diferencias. Bien por eso.

Dr. TV. Jueves 26 de julio de 2012 en MEGA.

http://www.mega.cl/programas/dr-tv/el-asistente/los-peligros-de-la-diabetes-html